Sectas y Religiones (1a. parte)

19 agosto 2009

DEFINICIÓN DE RELIGIÓN

Esta palabra “religión” viene del latín “religare” y en esencia significa “ligarse nuevamente”.

Lo que nos da por entendido que todos los hombres son religiosos o en otras palabras “se unen (ligan) a un credo ético y de adoración hacia lo divino” todos los seres humanos se unen a algo y esa es ya una religión.

“La verdadera religión, por lo tanto es la que, a través de sus enseñanzas, lleva al hombre a volverse a Dios, el Creador y Sustentador de todas las cosas” J. Cabral.

Una religión es una creencia divina de un Dios o dioses que nacieron naturalmente en una región del mundo con sus propias ideas y cultura, ejemplo de ello son las siguientes religiones: el hinduismo, el budismo, el judaísmo, y el cristianismo (católicos y evangélicos )

¿Es el cristianismo evangélico una religión?

Si no es una religión es secta, pero no es secta, es una religión. Dentro de esto no hay que espiritualizar, ser religioso es: “que practica con celo las obligaciones religiosas” según el diccionario de lengua española, pero el problema que ser religioso se a tomado como algo de vivir atado a dogmas y reglas que no llevan al hombre hacia Dios. Pero estar en una religión como el cristianismo es vivir una relación íntima y personal con Dios, lo que perdió el catolicismo hace muchos siglos precisamente por ser y vivir en los dogmas y enseñanzas de hombres, no en la palabra de Dios (hoy busca reavivar su vida espiritual)

El cristianismo como religión evangélico un tratado de mantenerse ligada a la palabra de la Santa Biblia tomándola como su sola autoridad, ha sido Cristocéntrica (que mira ha Jesús como su único camino al cielo, Juan 14:6) y como una religión que busca que sus creyentes tengan una relación viva y transformadora con Dios.

Una de las estrategias muy bien pensadas del diablo y de sus ángeles es, ya que no pueden destruir la Biblia ni pueden replicar a sus palabras, procuran desacreditar, esconder o torcer sus verdades.

El resultado lo tenemos presente: Millares de religiones y sectas falsas, todas ellas basadas en pensamientos religiosos y filosofías humanas (filosofías: pensamiento humano sobre algún tema)

RELIGIONES Y SEGUIDORES MUNDIALMENTE

Católicos______________________709.000 000 millones
Protestantes___________________341.000 000 millones
Ortodoxox______________________100.000 000 millones
Musulmanes____________________690.000 000 millones
Hinduistas______________________650.000 000 millones
Budistas________________________307.000 000 millones
Hebreos_________________________17.981 000 millones

RELIGIONES ORIENTALES

(CHINOS, COREANOS, JAPONESES)

Confucionistas_________________310.000 000 millones
Sintoistas______________________61.156 000 millones
Taoistas________________________31.286 000 millones

Todo creyente y cristiano tiene un deber ante los millones de personas que se sumergen en la ignorancia de religiones falsas, hay que retomar lo que dijo Jesús

“Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles que guarden todas las cosas que os ha mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días , hasta el fin del mundo “(Mateo 28:19,20)


Carta a Lalo (mi Hermano en Cristo)

19 agosto 2009

Dios es Bueno

Gen 1:31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.
Sal 107:1 Alabad a Jehová, porque él es bueno;
Porque para siempre es su misericordia.
Sal 78:1 Atiende, pueblo mío, a mi enseñanza, toma en serio estas palabras de mi boca.
Sal 78:2 En parábolas voy a abrir mi boca, evocaré los enigmas del pasado.
Sal 78:3 Las cosas que escuchamos y sabemos, que nos fueron contando nuestros padres,
Sal 78:4 no deben ignorarlas nuestros hijos.
a la futura generación le contaremos la fama del Señor y su poder, las maravillas que él ha realizado.

Mat 13:34 Jesús habló de todo esto a la gente por medio de parábolas, y sin parábolas no les hablaba.

Mat 13:35 Esto fue para que se cumpliera lo que había dicho el profeta:

“Hablaré por medio de parábolas;
diré cosas que han estado en secreto
desde que Dios hizo el mundo.” (Sal 78:2)

Cuando comenzamos a leer las parábolas muchas veces no nos detenemos a investigar el significado de ellas, entendemos que son figuras que nos hablan a modo de lecciones, que algún significado espiritual se desprende de todas y cada una de ellas; pero casi nunca pensamos que todas las parábolas que dijo el Señor hablaban de sucesos, de misterios que ocurrieron en la antigüedad mas remota

Sirva este escrito como muestra de la doctrina que aprendí aquí en Hermosillo, doctrina que me enseñó amar a Dios como no lo había hecho antes, obvio que es tan sólo una parte del conocimiento que he recibido.

Al principio me fue difícil entender lo que me enseñaban, ya que los principios de religión que traía en mi mente, me impedía el poder ver más allá de mis narices, pero gracias a mi Señor la venda que cubrían mis ojos cayó, ese es el velo que Jesús rasgó con su muerte en la cruz.

Hay mucho que aprender de nuestro Señor en las Sagradas Escrituras, misterios que la religión ignora o no quiere aceptar, pero que con la Biblia en mano los podremos descubrir, acuérdate que lo que no esté respaldado por las escrituras no es de Dios.

Continuamente me acuerdo de ti, porque es increíble que hasta el año pasado que me vine para acá, no te dejaban subir a alabar a Dios en la congregación, ¡Qué ofensa para Dios!, el nos hizo para adorarle y alabarle, no es posible que un hombre te haya impedido hacerlo.

¡Somos libres en el Señor!

¡El fin de la Ley es Cristo!

Eso es una Autoridad mal empleada, pero uno es culpable de hasta dónde llegan los líderes, los pastores, los ministros; pues ellos son siervos del cuerpo de Cristo. Eso hace la religión.

No estoy en contra de la autoridad delegada en nuestros líderes, y se les debe guardar respeto, pero no estoy de acuerdo en que ellos sean los que tomen ciertas decisiones tan tontas, como lo que han hecho contigo.

Escudriña estos versículos Num 13: 1-3; Num 13: 26-32 y Num 14: 22-23

En este pasaje de la Biblia hay una enseñanza importante. Tus líderes pueden llevarte a tu tierra prometida en un corto tiempo, o pueden tenerte dando vueltas durante 40 años

¿A dónde te están guiando tus líderes? ¿Qué dirección lleva tu vida? ¿Estás tú en el desierto?

Tus líderes pueden impedirte el caminar en la plenitud de las promesas que Dios ha prometido. El liderazgo es algo crítico, para que lo tomen a la ligera.

Dios es Bueno

Sal 136:1 Alabad a Jehová, porque él es bueno,
Porque para siempre es su misericordia.

Hermano, Dios es bueno, no manda males, ni enfermedades, ni pobreza, ni guerras, etc. Él es Bueno, la religión nos ha enseñado lo que dice Job 1:21, diciéndonos que Él es soberano y que todo lo hace Él según su soberana voluntad, que contradicción más grande con 1Jn 4:16

1Jn 4:16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

Si escudriñamos bien la escritura, nos daremos cuenta que fue el diablo quien le causó todos los males a Job, tan es así que el propio Job reconoció que estaba equivocado, y este pasaje no lo enseñan en las religiones.

Job 42:1 yo sé que tú lo puedes todo
y que no hay nada
que no puedas realizar.
Job 42:2 (TEXT OMITTED)
Job 42:3 ¿Quién soy yo para dudar
de tu providencia,
mostrando así mi ignorancia?
Yo estaba hablando de cosas que no entiendo,
cosas tan maravillosas que no las puedo comprender.
Job 42:4 Tú me dijiste: “Escucha,
que quiero hablarte;
respóndeme a estas preguntas.”
Job 42:5 Hasta ahora, sólo de oídas te conocía,
pero ahora te veo con mis propios ojos.
Job 42:6 Por eso me retracto arrepentido,
sentado en el polvo y la ceniza.

Hermano, por muchos años se ha pensado que Dios es el que enferma, empobrece o así como da la vida, también la quita.

¿Y el diablo qué? ¿No tendrá nada que ver en estas cosas?

Se piensa que lo malo que pasa en el mundo son pruebas que Dios manda, pero esto no es así.

Dios es bueno y no prueba a nadie con el mal:

Santiago 1:13 Cuando alguno es tentado,
no diga que es tentado de parte de Dios;
porque Dios no puede ser tentado por el mal,
ni él tienta a nadie;
Santiago 1:14 sino que cada uno es tentado,
cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

¿Quién es el culpable de todo lo malo que pasa en este mundo? ¿Dios, el diablo o nosotros mismos?

Tenemos frases muy religiosas para cuando algo malo sucede: “es que es la voluntad de Dios”; “es una prueba del Señor para templar nuestro corazón”; “es que Dios necesitaba un angelito en el cielo, por eso se lo llevó”, etc.

Dios no es culpable, Dios es Bueno, así que los culpables son:

1) Satanás.

2) Nosotros mismos por abrirle puertas

La gente está oyendo la voz del diablo en vez de estar escuchando la voz de Dios, o sea su palabra.

Apo 12:9 Satanás, el cual engaña al mundo entero

Existe la creencia de que Dios es un Dios soberano y, en su soberanía, hace lo que se le place. (Para bien o para mal) pero a él le plació darnos: “vida en abundancia”, “sanidad” y “prosperidad”; “poder sobre nuestras manos, para que todo lo que toquen prospere”, “largura de años”, “vida eterna”, “autoridad sobre la enfermedad, la vida y la muerte”, “libre albedrío para escoger entre la vida y la muerte”. y “la autoridad para atar maldiciones y desatar las bendiciones del cielo”.

Nos dio poder, nunca nos fue dado algo malo de parte de Dios.

Pastores, ministros, sacerdotes, líderes, etc.; por falta de conocimiento y revelación, han enseñado una falsa doctrina en donde se presenta a un Dios soberano que hace lo que quiere pues él es Dios.

“Mi pueblo pereció por falta de conocimiento”

¡Que tremendo verdad!, podemos perecer por falta de conocimiento

Hermano, si bien es cierto que por medio de la religión conocimos a Cristo y por Él fuimos salvos, no termina todo allí, dice las escrituras “conoced la verdad y ella os hará libres”

Cristo es la verdad, y al recibirlo en el corazón, vimos la verdad, ahora hay que conocerla, hay que conocerlo a Él a profundidad, porque todas sus enseñanzas están en parábolas, se aplican con varios significados en nuestras vidas.

Hermanito, aun hay mucho que decirte, conocimiento muy grande que no se como vayas a reaccionar el día que te los diga. . .

Mis bendiciones para ti y tu hermosa familia hermano, Dios los Bendice y los protege con su preciosa sangre.

Con amor fraterno

Enrique Norzagaray


La Biblia: La Palabra de Dios

19 agosto 2009
*Tomado de Grandes Temas Bíblicos -Lewis Sperry Chafer- CLIE-

Incluso para un lector ocasional de la Biblia, pronto se pone de manifiesto que está leyendo un libro fuera de lo usual. Aunque cubre miles de años de la historia humana y está escrita por más de cuarenta escritores humanos, la Biblia no es una simple colección de escritos, sino todo un Libro que posee una fascinante continuidad. Se le llama «La Biblia», de la palabra griega biblos, que significa «Un libro». Su extraordinaria característica es debida al hecho de que es ciertamente la Palabra de Dios, aunque haya sido escrita por autores humanos.

Se ofrecen dos líneas de evidencia que apoyan la conclusión de que la Biblia es la Palabra de Dios: 1) la evidencia interna; los hechos hallados en la propia Biblia y la propia afirmación de la Biblia concerniente a su origen divino; 2) la evidencia externa; la naturaleza de los hechos dados en la Escritura, que apoyan su carácter sobrenatural.

A. EVIDENCIA INTERNA

En cientos de pasajes, la Biblia declara o afirma por sí misma ser la Palabra de Dios (Dt. 6:6-9, 17-18; Jos. 1:8; 8:32-35; 2 S. 22:31; Sal. 1:2; 12:6; 19:7-11; 93:5; 119:9, 11, 18, 89-93,97-100, 104-105, 130; Pr. 30:5-6; Is. 55:10-11; Jer. 15:16; 23:29; Dn. 10:21; Mt. 5:17-19; 22:29; Mr. 13:31; Lc. 16:17; Jn. 2:22; 5:24; 10:35; Hch. 17:11; Ro. 10:17; 1 Co. 2:13; Col. 3:16; 1 Ts. 2:13; 2 Ti. 2:15; 3:15-17; 1 P.1:23-25; 2 P.3:15-16; Ap. 1:2; 22:18).

Las Escrituras declaran, de muchas formas diversas, que la Biblia es la Palabra de Dios y que su afirmación es clara e inteligible para cualquiera. La afirmación constante de los escritores del Antiguo Testamento, los del Nuevo y del propio Jesucristo, es que la Biblia es la inspirada Palabra de Dios. Por ejemplo, el Salmo 19:7-11 declara que la Biblia es ciertamente la Palabra del Señor, y nombra seis perfecciones, con sus seis correspondientes transformaciones de carácter humano, que la Palabra cumple. Jesucristo declaró que la Ley tiene que ser cumplida (Mt. 5:17-18). En Hebreos 1:1-2, no solamente se afirma que Dios habló en el Antiguo Testamento a los profetas con palabra de Dios, sino que también lo hizo Su Hijo en el Nuevo. La Biblia sólo puede ser rechazada Si se rechazan sus constantes afirmaciones de ser la Palabra de Dios.

B. EVIDENCIA EXTERNA

La Biblia no sólo afirma y reclama para sí el ser la Palabra de Dios, sino que apoya estas afirmaciones por abundantes evidencias que han convencido con frecuencia incluso a los lectores más escépticos.

1. La continuidad de la Biblia. Uno de los más sorprendentes y extraordinarios hechos respecto a las Escrituras es que, aunque fueron escritas por más de cuarenta autores que vivieron a lo largo de un período de más de 1,600 años, la Biblia es, no obstante, un Libro y no una simple colección de 66 libros. Sus autores proceden de los más diversos lugares y situaciones de la vida; hay reyes, campesinos, filósofos, hombres de Estado, pescadores, médicos, eruditos, poetas y agricultores. Vivieron en diferentes culturas, en diferentes experiencias existenciales, y con frecuencia fueron completamente distintos en carácter. La Biblia tiene una continuidad que puede ser observada desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

La continuidad de la Biblia puede ser constatada en su secuencia histórica que comienza con la creación del mundo presente hasta la de los nuevos cielos y la nueva tierra. El Antiguo Testamento revela temas doctrinales tales como la naturaleza del propio Dios, la doctrina del pecado, la de la salvación y el programa y propósito de Dios para el mundo como un todo, para Israel y para la Iglesia. La doctrina está progresivamente presentada desde sus principios en forma de introducción, hasta su más completo desarrollo. El tipo está seguido por el antitipo, la profecía por su cumplimiento. Uno de los temas continuados de la Biblia es la anticipación, presentación, realización y exaltación de la persona más perfecta de la tierra y los cielos, nuestro Señor Jesucristo. El relato de tan fascinante Libro, con su continuidad de desarrollo, exige un milagro mucho mayor que la inspiración en sí misma. De acuerdo con esto, los creyentes de la Escritura, si bien reconocen la factura humana de varios de sus libros, su continuidad y su guía se deben a la inspiración del Espíritu Santo.

2. La extensión de la revelación bíblica. En su manifestación de la Verdad, la Biblia es inextinguible. Al igual que un telescopio, se adentra en el universo desde las infinitas alturas y profundidades de los cielos, hasta la tremenda hondura del infierno y capta las obras de Dios desde el principio hasta el fin. Como un microscopio, revela los más diminutos detalles del plan y el propósito de Dios y la perfectísima obra de la creación. Al igual que un estereoscopio, sitúa a todos los seres y objetos, tanto si están en los cielos como en la tierra, en correcta relación, los unos con los otros. Aunque muchos de los libros de la Biblia fueron escritos en los comienzos del conocimiento humano, en una época en que sus autores ignoraban por completo los modernos descubrimientos, lo que ellos escribieron, sin embargo, no ha sido nunca contradicho por posteriores descubrimientos, y los antiguos escritos de la Escritura se hallan sorprendentemente adaptados a modernas situaciones. En el amplísimo contexto de su revelación, la verdad bíblica alcanza horizontes insospechados que van más allá del descubrimiento humano, alcanzando, como de hecho lo hace, desde la eternidad del pasado, a la eternidad del futuro, revelando hechos que sólo Dios puede conocer. No existe otro libro en todo el mundo que haya intentado siquiera presentar la Verdad de un modo comprensible como lo hace la Biblia.

3. La influencia y publicación de la Biblia. Ningún otro libro ha sido jamás publicado en tantas lenguas e idiomas, por y para tan diferentes pueblos y culturas, como la propia Biblia. Sus páginas están entre las primeras que fueron impresas cuando se inventaron las prensas de la moderna imprenta. Millones de copias de la Escritura han sido publicadas en todas las principales lenguas del mundo, y no hay una sola lengua escrita que no tenga, al menos, una porción impresa de la Biblia. Aunque los escépticos, como el francés Voltaire, infiel y herético, han predicho con frecuencia que la Biblia quedaría relegada al olvido en el paso de una generación, e incluso autores del siglo XX han pronosticado que la Biblia pronto sería un libro olvidado, lo cierto es que la Biblia continúa publicándose en número creciente y en mayor número de lenguas que antes. Otras religiones han sobrepasado a la Cristiandad en número de seguidores, pero no han sido capaces de ofrecer ninguna revelación escrita comparable a la Escritura. En nuestra época moderna, la influencia de la Biblia continúa su ritmo de difusión incesante. Para los no salvos es la «espada del Espíritu» (Ef. 6:17) y para los salvos es un poder efectivo, santificante y que limpia de toda mancha (Jn. 17:17; 2 Co. 3:17, 18; Ef. 5:25, 2ó). La Biblia continúa siendo la única base divina para la ley y la moralidad.

4. El contenido de la Biblia. El carácter sobrenatural de la Biblia se aprecia en el hecho de que trata tan libremente con lo desconocido y, desde luego, incognoscible, como con lo que es conocido. Describe la eternidad en el pasado, incluyendo la creación antes de que el hombre existiese. Se revelan la naturaleza y las obras de Dios. En las profecías bíblicas se manifiesta la totalidad del programa divino para el mundo, para Israel y para la iglesia, culminando en esta última, que es eterna. En cada materia presentada y descrita, sus declaraciones son decisivas, concretas y están al margen del tiempo. Su naturaleza comprensiva ha hecho a sus lectores sabios en la verdad que se relata tanto en el tiempo como en la eternidad.

5. La Biblia como literatura. Considerada como obra literaria, la Biblia es también algo supremo. No solamente contiene la historia gráfica, sino la profecía en detalle, la más bella poesía y el drama, relatos de amor y de guerra, las especulaciones de la filosofía y cuanto se relaciona con la verdad bíblica. La variedad de la producción de sus autores está contrastada por la multiplicidad de sus materias. Ningún otro libro de literatura tiene tantos lectores apasionados de todas las edades y de todos los grados de inteligencia y erudición.

6. La autoridad sin prejuicios de la Biblia. El carácter humano de los autores de la Biblia, carece de prejuicios en favor del hombre. La Biblia registra y señala, sin vacilar, el pecado y la debilidad de los mejores hombres, y advierte gráficamente a aquellos que confían en sus propias virtudes de su condenación final. Aunque escrito por humanos, es un mensaje de Dios hacia el hombre, más bien que un mensaje del hombre para el hombre. Aunque algunas veces habla de cosas terrenales y de experiencias humanas, también describe con claridad y autoridad cosas tanto de los cielos como de la tierra, visibles o invisibles; revelando hechos acerca de Dios, de los ángeles, los hombres, del tiempo y de la eternidad; de la vida y la muerte, del pecado y la salvación, del cielo y del infierno. Semejante libro no podría haber sido escrito por el hombre -si hubiese tenido que elegir hacerlo, y aun de haber podido, nunca habría querido hacerlo- al margen de la divina dirección. Por tanto, la Biblia, aunque escrita por hombres, es un mensaje que procede de Dios, con la certeza, la seguridad y la paz que sólo Dios puede proporcionar.

7. El carácter supremo de la Biblia. Por encima de todo lo dicho anteriormente, la Biblia es un libro sobrenatural que revela la persona y la gloria de Dios manifestada en Su Hijo. Tal persona, Jesucristo, jamás pudo haber sido la invención de un hombre mortal, ya que Sus perfecciones nunca podrían haber sido comprendidas ni por los hombres más sabios y santos de esta tierra. El supremo carácter de la Biblia está apoyado por su revelación del carácter supremo en la persona de Jesucristo.

Como consecuencia de la combinación de las cualidades sobrenaturales y procedentes del hombre que entran en la composición de la Biblia, puede observarse una similitud entre la Biblia como la Palabra escrita y el Señor Jesucristo como el Verbo viviente. Ambas son sobrenaturales en origen, presentando una mezcla inescrutable y perfecta de lo que es divino y de lo que es humano. Ambas también ejercen un poder de transformación sobre aquellos que creen, e igualmente permitido por Dios como algo negativo y rechazado por los que no creen. Las perfecciones divinas, impolutas y en toda su grandeza que no sufre la menor disminución, están inmersas en ambos aspectos. Las revelaciones que muestra son igualmente tan simples como la capacidad mental de un niño, y tan complejas como los infinitos tesoros de la divina sabiduría y el divino conocimiento, sostenidas por el Dios que las ha revelado.

PREGUNTAS

1. ¿Qué significa la palabra «Biblia»?

2. ¿En qué consisten las dos líneas generales de evidencia de que la Biblia es la Palabra de Dios?

3. Mencionar cinco pasajes del Antiguo Testamento y otros cinco del Nuevo en que la Biblia declare o asuma por sí misma el ser la Palabra de Dios.

4. Mencionar seis perfecciones, con sus seis correspondientes transformaciones, del carácter humano que la Palabra cumpla de acuerdo con el Salmo 19:7-11.

5. ¿Por qué es la continuidad de la Biblia una evidencia de su inspiración?

ó. ¿Cuáles son algunas de las evidencias de la continuidad de la Biblia?

7. ¿En qué difiere la Biblia de otros libros respecto a la expresión de su revelación de la verdad?

8. ¿De qué forma tiene relación la extensiva publicación de la Biblia con su poder transformador?

9. Describir y relatar el carácter sobrenatural de la Biblia con relación a su contenido.

10. Evaluar la Biblia en su carácter literario.

11. ¿Cómo puede ser relacionada la cualidad humana de su confección con la autoridad exenta de prejuicios de la Biblia?

12. Relacionar la Biblia como libro sobrenatural con Jesucristo como persona sobrenatural.